LA TIERRA DE LA PIEDRA NEGRA


¿Querrían convertirse en desiertos en el desierto,
en luz naranja de risa y llanto,
volverse viento y dicha en la arena, néctar, escalofrío, libertad...

viernes, 10 de septiembre de 2010

GUERREROS DE AIRE Y ESTRELLA (UN COMENTARIO BORRADO)





















       Te crees guerrero de lo humano, el espíritu y el aire, pero sólo arrojas el gargajo que escupe metralla de mocos con tabaco, y la que empuñas es la Star de Keats,
la bright, la que quiere brillar como sea,
“Brillante estrella, si yo fuera tan constante como Tú
No en solitario esplendor colgada en la noche”
Como tú, wannabestar completamente colgada, que aunque ya no salgas siempre andas colgado como un loco post o post-it pegado en la noche, no como el viento de los dioses que con una feroz tormenta hundió las naves invasoras y regresó en muchachos con gafas de aviador y un pañuelo amarrado en el cerebro que decía:
«Un piloto, un Zero, una bomba, un portaaviones.»
Aprende de Yukio Seki, el primer kamikaze, que escribió a sus alumnos
“Descended mis pupilos
mis pétalos de flor de cerezo,
como yo descenderé,
sirviendo a nuestro país”
Nuestro país,¿entiendes?, el nuestro, el de todos los países, el de la Terre des hommes, no el de Matildas, melocotones gigantes voladores, fábricas maravillosas de chocolate y todos esos mundos de película del piloto-espía-mujeriego Roald Dhal.
Tienes razón cuando presumes de que el sobrepeso y la lascivia te acercan al niño mimado de Saint-ex, pero en cuanto a tu borrachera de soledad en los desiertos, sólo ocurrió porque necesitabas dinero, y si hablamos de tu anarco-primitivista espanto ante el termitero futuro, ya es presente, y tú has colaborado de lleno en la misma matriz de lo que sostiene nuestro mundo; primero buscaste petróleo, y después transportaste a los que lo extraen.
Eres en suma un sinvergüenza que se auto-mitifica como Malraux, que fue a Indochina para robar arte Khmer y acabó haciendo un discurso contra la expoliación del patrimonio cultural en su juicio, y al poco creó un periódico para defender a los súbditos coloniales humillados y segregados, y así lo imitas en tu constante flipar porque hasta le cuentas a la gente que vas a hacer una película, como la que hizo aquel mentiroso-futuroministro con Max Aub sobre una esperanza más olvidada que Teruel, cuando ya habían derribado todos los aviones de su escuadrilla de pilotos extranjeros por la República, y se quedó sin juguetes para disfrutar las catedrales españolas desde el aire.
¿Otro poeta-piloto-brujo-guerrero?
A mí no me engañas, yo te conozco, a ti y a todos los de tu especie. Quizá César, o cualquier pretendiente al poder y la gloria, pero ningún guerrero escribe De Bello lo que sea, sobre la guerra que sea, porque los guerreros no regresan y nadie conoce sus nombres; tú sólo eres un narciso de plástico que lucha por sí mismo. Ni los amas, ni sabes nada de los sans-culottes, ni siquiera de los que llevan calzoncillos de todo a un euro.
Seguro que nadie te verá por la próxima Huelga General.
Ialgui ada mundura.

                                                                 Firmado:
                        
                                                                      Izarra Sakura

3 comentarios:

Sandra Guzmán dijo...

No seas tan duro contigo mismo Daniel. Además nunca es tarde para intentar pulir nuestras aristas o coger caminos nuevos. Un abrazo izarra. Salud.

DANIEL MACIAS dijo...

Gracias Sandra, tengo varias personalidades pero son todas muy simpáticas. Como en las familias numerosas el amor siempre prevalece aunque haya peleas todos los días.

Un saludo saludable.

P.S.:Ponle algunos muebles a la casa del sombrerero loco.

Sandra Guzmán dijo...

Hola Daniel. Ya he comenzado a amueblar la casa del sombrerero; me está costando mucho porque no sé nada de informática y me tiene que ayudar con la parte técnica, pero todo se andará.
No tengo muy claro que los muebles sean de tu agrado dado que, probablemente, tu gusto decorativo sea diferente al mío, pero bueno; si algún día te aburres y visitas mi morada tal vez te arranque una sonrisa. Besos.