LA TIERRA DE LA PIEDRA NEGRA


¿Querrían convertirse en desiertos en el desierto,
en luz naranja de risa y llanto,
volverse viento y dicha en la arena, néctar, escalofrío, libertad...

lunes, 4 de octubre de 2010

ONO NO KOMACHI LO SABÍA



Ono no Komachi sabía que soñar o pensar sin cesar
en alguien no es nada comparado con una simple mirada;
una vez sentí una explosión en el pecho sólo porque,
confundido por unos segundos, había creído verte.

                                                                                                
                                                                                                        夢ぢには
                                                                                                       あしもやすめず
                                                                                                       かよへども
                                                                                                       うつつにひとめ
                                                                                                       見しごとはあらず

2 comentarios:

Lucía R. dijo...

Una mirada real vale más que un pensamiento. ¿Qué diría Platón de este poema?
Tu poema me ha recordado uno de Adrián González Da Costa, Premio Adonais 2003.

Un saludo.

DANIEL MACIAS dijo...

Querida Lucía,
los dos primeros versos son una versión breve y libérrima de un poema de Ono No Komachi, y los dos últimos sólo el recuerdo de un vuelco o respingo del corazón errado. Sobre "el de anchas espaldas", aunque él le dio bastantes vueltas al origen racional y mítico de esa obsesión del alma, de seguro la sufrió en sus carnes. Pásame ese poema porfiplis pa verlo, de premios se muy poco.
Salud y Poesía.