LA TIERRA DE LA PIEDRA NEGRA


¿Querrían convertirse en desiertos en el desierto,
en luz naranja de risa y llanto,
volverse viento y dicha en la arena, néctar, escalofrío, libertad...

viernes, 12 de diciembre de 2008

REQUIEM POR LAS VOCES DEL EXTREMO Y LOS CORAZONES ARCAICOS



El encuentro anual de poetas y poesía más antiguo de los qe venían celebrándose en España, sin contar la solidísima "Semana de Poesía de Barcelona", ha muerto. Nació en Moguer, la luz con el tiempo dentro que dijo mi paisano, en 1.999, y murió en el verano del 2.008, después de una asombrosa recuperación en su última edición autofinanciada por los mismos poetas. Su esquela no ha sido publicada en ningún medio de comunicación, pero es la muerte de algo muy noble, muy libre, y muy hermoso. Parece ser que su muerte se debió a razones presupuestarias, pero me estuve informando y el coste total, incluyendo la publicación de una antología de los poetas convocados que sellaba el evento, era ridículo y muy inferior a cualquier evento de su especie. Mi amigo de la infancia y del ahora, Antonio Orihuela, fue el padre de la criatura, y este será el tercer animal cariñoso que entierra. Una vez al año se reunían en Moguer, al calorcito de la Fundación Juan Ramón Jiménez, y el fervor generoso de la Peña de Cante Jondo, poetas jóvenes de todos los extremos de la península y de todos los extremos de la sien sensitiva no mercadeada, voces noveles que se impulsaban y se animaban, poetas feroces de cortes estables y asentadas, escritores-editores independientes, revisteros, periodistas, profesores,cantaores y cantantes, algún invitado ilustre de nuestro vecindario cultural luso o hispanoamericano, y para redondear, alguna figura rancia y reconocida en los listados oficiales de poetas vivos.
Sólo se convivía, se comía, se bebía, se recitaba,se recitaba sin parar, florecían performances, entremeses, se nocturneaba, se intercambiaban banderines, correos, libros, plaquetas y afectos. Muchos poetas entendieron allí que eran poetas, otros se vivificaban, se renovaban, o se sobrecogían humildemente ante voces nuevas, brillantes, y totalmente desconocidas. Yo, que soy un poeta más minúsculo que menor de mi generación, había conseguido no perderme ni uno. Y llegaba de milagro todos los años desde Venezuela, Irlanda,la India, Argelia, o con la corbata y el maletín, siempre escapado de la obligación, fortuna, o ruína que aprisionase mi vida en ese momento.
Esta noche en el Rub al Khali, desde las arenas del océano de muerte continuada más grande del mundo, querría cambiar la música del Requiem por un conjuro de resurrección del Libro de los Muertos, y traeré escarabajos secos de la vida eterna, y esconderé este jeroglífico entre las vendas. Os juro que era mágico, los vascos, los asturianos, los andaluces, los valencianos, los catalanes, los aragoneses, los portugueses, los mejicanos, los madrileños, los portugueses,los canarios, los comediantes, los trovadores, todas las Voces del Extremo eran una voz pura y sin dueño, una voz de palabras de verdad, que no son antiguas ni modernas...No sé como explicarlo, sólo era una combinación de elementos,como cuando el otro día, en mis paseos por el desierto, encontré unos pequeños montículos blanquecinos sobre la arena y me acerqué curioso. Metí la mano para levantar una de las placas y por dentro eran cristales caprichosos de todas las formas imaginables; eran selenitas, rosas del desierto. Según la ciencia es sólo la combinación de yeso, arena, sol y agua, pero si vieran esas flores, esos pétalos cristalinos formando rosas geométricas, esa belleza mineral y creativa...Sólo una combinación de elementos, es cierto, y eso mismo es la poesía, la vida, la belleza y la magia. Ahora, separados, se acabó su brillo, se deshizo el hechizo, se calló la voz.




P.S.: Uno de los rituales de aquel extraño grupo era la concesión de un premio sin valor, que se acompañaba de la transmisión de una no menos extraña chaqueta traída de un país que no existe, el país de los corazones arcaicos. Sí, aquella chaqueta que llamaron casucha, chamarra, levitico, y algunas madres de poetas recosieron, remendaron y reforzaron, dejará de adornar cada año a un nuevo corazón arcaico.


PREMIO "AINTZINAKO BIHOTZ "

(Corazón Arcaico)




En el seno de los encuentros de poetas en Moguer, VOCES DEL EXTREMO, organizados por la Fundación Juan Ramón Jiménez desde el año 1999, se creó , en el año 2004, el galardón "Aintzinako Bihotz",( Corazón Arcaico). El premio toma su nombre de unas palabras del poeta Bernardo Atxaga escritas en una lengua que, como la poesía y la canción, ha sobrevivido desde los tiempos de los bosques, la magia, y la familia social de la tribu. Este galardón no se encuadra en la categoría de las distinciones de la técnica literaria o de la creación poética, sino que premia y distingue la pureza y la desnudez de espíritu, la belleza moral, creativa y serena, "el estado poético" de la mente, el único estado que los herederos de Juan Ramón se comprometen a defender y a mantener. Cada año se reunen amigos poetas para asomarse al viejo pozo de la consciencia dulce, alrededor de la candela de la voz de antes de todo, y que será la misma voz que sobrevivirá a todo lo que conocemos, la canción antigua que calma el hambre de una nueva tribu, hermandad antigua en un mundo futuro que debe ser más sencillo. La concesión del galardón va acompañada de la entrega de una casaca de oficial del extinto ejército tibetano, el uniforme de un ejército de un país que ya no existe, como símbolo de una lucha pacífica, una neuroguerrilla imposible contra los gigantescos molinos tecnológicos, y la insensatez de las estructuras de los estados y las plutocracias, pero sobre todo, contra el olvido del corazón y el abandono de la sencillez y el cultivo interior en nuestra especie. El "Corazón Arcaico" de cada año recibe, junto con esa chaqueta de flores y bambúes dorados sobre un caos negro, la obligación y el privilegio de seleccionar al galardonado del siguiente año ,y entregar la casaca públicamente, imitando así antiguas tradiciones mágicas y religiosas de la transmisión espiritual de una doctrina por la entrega del manto.

Después de recibir la entrega, el galardonado deberá recitar la sucesión de los anteriores galardonados.

1- DAVID PIELFORT, 2004

2- ANTONIO ORIHUELA, 2005

3- ELADIO ORTA, 2006

4- ELISA YORCH, 2008

5-???

2 comentarios:

luis felipe comendador dijo...

Me gustaría apuntar que estamos estudiando el renacimiento de "Voces del extremo", siempre de la hermosa mano de Antonio Orihuela.

Habrá noticias después de febrero.

DANIEL MACIAS dijo...

Querido hermano, fue ver tu mensaje y nació este conjuro. Faltaba mencionar tu esfuerzo y generosidad decisiva de editor suicida, cuando no gestor, de las nueve antologías de "Voces del Extremo". Gracias.