LA TIERRA DE LA PIEDRA NEGRA


¿Querrían convertirse en desiertos en el desierto,
en luz naranja de risa y llanto,
volverse viento y dicha en la arena, néctar, escalofrío, libertad...

lunes, 22 de diciembre de 2008

SUEÑO SIN SUEÑOS SOBRE CHARLY 3




Esta tarde, volviendo de Dammam a mi desierto, me estaba quedando dormido y se me caía la cabeza como a mi padre delante del crucigrama. Nos habían hecho ir un poco más al Este, sobre el Golfo de Arabia, y las platas del Sol en el mar me estaban dando la puntilla. Igual que calculamos el punto de no retorno,PNR, yo calculo el punto de máxima somnolencia, PMS, y lo he situado poco antes de llegar a Carlitos 3, un punto sin sentido en una ruta sin sentido sobre un vacío inmenso de arenas.
Mucha gente me ha dicho que sueña con volar, yo en cambio sueño con soñar con algo. El desierto me está convirtiendo en un desierto. Al llegar a mi contenedor me doy cuenta de que me queda menos de una semana para terminar mi mes. Trabajo uno sí, otro no.Dentro de unos días otro piloto habitará mi habitación y luchará con sus demonios y con alguno mío que se haya quedado atrás. En unos día llegará mi carta de libertad en forma de códigos de billete de avión, y me quedaré, con las maletas sobre la acera de un aeropuerto muy lejos de aquí, desorientado como un preso recién liberado. Entonces perderé mi paz dudando, porque el mundo se derrumba y a mí me va mejor que nunca, porque podría vivir donde quisiera, en el lugar más hermoso de la tierra, estuviera donde estuviera,y no puedo decidir, también podría seguir como hasta hoy y ser un nómada permanente, no sé, no sé...También debería buscar una mujer, pero tampoco estoy seguro, cuando la he tenido he pasado gran parte de mi tiempo con ella planeando cómo escaparme. Como Pessoa mirando el estanco del otro lado de la calle pienso que no soy nada, que no quiero ser nada, que nunca seré nada. Y lo más irónico es que después de haber conseguido tener medio año de vacaciones, estoy seguro de que echaré de menos mi nave, mi yermo, mi laboratorio, mi cubo vacío, mi contenedor, mi sueño sin sueños sobre Carlitos 3.

2 comentarios:

luis felipe comendador dijo...

ERES BUENO, CABRÓN... y encima te quiero un güevo.
Hoy estuve con Antoñito frente a la sierra blanca... hablamos de ti.

DANIEL MACIAS dijo...

Gracias, no solo os quiero, además estais en mis sueños. Un abrazo hemmano