LA TIERRA DE LA PIEDRA NEGRA


¿Querrían convertirse en desiertos en el desierto,
en luz naranja de risa y llanto,
volverse viento y dicha en la arena, néctar, escalofrío, libertad...

lunes, 29 de diciembre de 2008

LO MÁS GRANDE



Después de un mes en el desierto paseo por la orilla artificial de Al-Khobar. El agua es transparente y la arena es polvo blanco de coral muerto. El turquesa que hace un rato veía de lejos, ahora moja mis zapatos, la grulla curiosea en las rocas, las gaviotas se mecen y los gatos me huyen sin saber que los adoro. A pesar de los plásticos y las basuras me bañaría, pero no puedo porque un cartel lo prohíbe, y miente diciendo que estas aguas, dóciles y poco profundas, son peligrosas. Un indio pesca sin mucha fe, y el almuhecín canta a mis espaldas por el altavoz del minarete para recordarme un par de veces quién es el más grande. Y de verdad que yo cantaría con él, si hubiera una sola cosa que no fuera lo más grande.

Mañana por la noche habrá en Sevilla humo de castañas, luces de colores, gentes con bolsas, frío, y alguien que le cante a lo más grande, y a lo más pequeño...

2 comentarios:

Crispal dijo...

Conozco esa mezquita. Una de las más bellas de Arabia, por cierto. Buen viaje de vuelta a casa. Disfruta.

DANIEL MACIAS dijo...

Muchas gracias Crispal, tu compañía y la de tus amigos lo hizo todo más ligero, un abrazo.